martes, 9 de octubre de 2012

Los tipos de viveros más habituales


Vivero
Un vivero no es más que un espacio especialmente acondicionado para el cultivo de diferentes tipos de plantas. Suelen ser espacios más o menos cerrados, en los que se intentan mantener constantes las condiciones ambientales para facilitar el crecimiento y desarrollo de plantas y árboles. Según su utilidad se distinguen varios tipos de viveros.

Una primera clasificación de los viveros distingue entre los viveros dedicados a la producción en masa de distintas especies de plantas para su venta y consumo, por un lado. Frente a ellos, los viveros cuya finalidad es cultivar en exclusiva determinados árboles de gran consumo, cuya producción de semillas necesita una protección especial para garantizar una cantidad mínima.

Otra forma de diferenciar los tipos de viveros atiende a su duración. Existen viveros permanentes que, como su nombre indica no tienen un límite temporal porque se ubican en zonas estratégicas donde el cultivo de determinadas plantas es necesario de manera continua. Los viveros temporarios están localizados en lugares de no muy fácil acceso, pero cercanos a las áreas donde se van a trasplantar los ejemplares cultivados previamente.

Finalmente, entre los tipos de viveros hay que destacar los viveros para la investigación que son aquellos que se concentran en el cultivo de determinadas especies vegetales que se dedican a la estudio. En estos viveros se descubren características desconocidas de algunas plantas o funciones de algunos de sus componentes que resultan útiles al hombre. También, pueden dedicarse estos viveros a experimentar para descubrir las mejores técnicas para que se desarrollen ejemplares sanos y fuertes.